Hombre solo construye catedral


  1. citas guayaquil gratis?
  2. chica sexo villarrobledo?
  3. mujeres solteras abancay!
  4. Hombre solo construye catedral - Find Me A Man?.

Por el exterior se pueden apreciar absidiolos laterales y torres. La cubierta fue realizada con chapas superpuestas, al igual que la bóveda de medio cañón de la nave.

Así es el hombre de 90 años que construye en solitario una catedral con material reciclado - RT

Todas ellas irían decoradas con vidrieras. En el patio interior hay hormigón, alambres y hierros, dispuestos de una forma especial para dar las diferentes formas. Se puede apreciar muy bien desde una zona privilegiada del patio anterior. Como buena parte de las catedrales existentes en España, la Catedral de Justo dispone de una cripta accesible tanto por el interior principal, como por el patio a través de una puerta lateral.

Justo Gallego Martínez

Comenzó los murales del edificio con 19 años y los abandonó a los 20 ya que Justo Gallego no le permitió seguir. En un principio este quería que se pintasen pasajes del Antiguo Testamento , pero el pintor le sugirió que fuesen de la vida de la Virgen María. Carlos Romano nació el 15 de mayo de y actualmente reside en Madrid.

El crítico de arte Kristian Leahy Brajnovic, en una de sus primeras exposiciones asoció su pintura a la nueva figuración madrileña , aunque con diferencias. En esta parte del terreno se pueden observar varias edificaciones llamativas. Por ejemplo, una utilizada de almacén, con cubierta en varias naves a doble vertiente cada una, a modo de mar de chapa.

No tiene siquiera estudios primarios. Dice que todo se le aparece en la cabeza. Aunque, si se le apura, confiesa haber hojeado libros de catedrales y castillos. Comenzó su hazaña arquitectónica cuando tenía casi 40 años. Al preguntarle si se inspiró en el autor de la Sagrada Familia, contesta indiferente que constructores de catedrales hubo miles en la historia de la Iglesia y que cientos de ellos dedicaron toda la vida a una sola obra.

Un hombre que construye él solo una catedral a mano

Justo construye su catedral para honrar a la Virgen y al Creador. A veces también colaboran sus sobrinos y Pablo Cantuel, su cuñado, viudo de su hermana. También algunos voluntarios eventuales como Livio, un inmigrante rumano desempleado. Cuando todavía le quedaban tierras de la herencia familiar, Justo contrató obreros y les retribuyó con terrenos que le sobraron del sitio que ocupó la catedral. Justo selecciona cascotes, maderas y ladrillos quebrados de las demoliciones y pacientemente los va transformando en murallas, cerchas y escaleras.

La polea con que eleva a las alturas sus materiales la fabricó con una rueda de bicicleta. Hace unos meses, llegaron las puertas de hierro forjado, donadas por un industrial pío y ya baten sobre sus goznes. Recortes de cristales fueron regalados por un vidriero de la zona. Justo las ha puesto intentando que no se cuele el frío. Para él, la bandera española ha copiado los colores religiosos. Tenía 36 años y llevaba ocho años en el convento de Soria, cuando la tuberculosis lo tumbó.

Al percatarse los monjes de que estaba enfermo, ante el temor de un contagio, fue expulsado de Santa María de la Huerta. El superior actual del convento, que fue compañero de Justo, dice que en ese tiempo las cosas eran así, pero que igual Justo era un poquito extremo en su comportamiento: También hay unos que me llaman el alucinado.

Justo Gallego es toda una institución en la localidad española de Mejorada del Campo

Justo no se deprimió cuando tuvo que irse del convento. Cree que si hubiera seguido con los monjes de Soria, nunca habría intentado construir una catedral. Fue el 12 de octubre de en que comenzó a cavar y poner los primeros fierros de su catedral. Ingresó a la edad de 27 años en el monasterio soriano de Santa María de Huerta para abandonarlo sin llegar a hacer los votos, cuando contrajo tuberculosis en Justo comenzó a construir su catedral en unos terrenos que había heredado de sus padres, sin el respaldo de la Iglesia católica.

Lo ha hecho casi todo solo, con algo de ayuda de sus seis sobrinos y de voluntarios eventuales. En ocasiones ha contratado los servicios de especialistas con su propio dinero. Financia su trabajo alquilando o vendiendo terrenos heredados y con donaciones que recibe de cuando en cuando. No existen planos ni proyecto de la obra, ya que Justo Gallego dice tenerlo "todo en su cabeza".

Tampoco tiene conocimientos especializados en albañilería ni arquitectura y tuvo incluso que abandonar sus estudios primarios debido a la guerra civil española. La mayor parte de los materiales de construcción que utiliza son reciclados.